Google+

Tu web es tu escaparate!

Qué entren a tu web y no tengas contenido que enseñar, no da buena imagen a tu marca. Piensa que es la cara visible de tu empresa o tu personal branding. No molan las páginas estáticas, carentes de frases e imágenes, que inviten a quienes la visiten a abandonar rápidamente el sitio.

Cuando entre a tu web, el usuario debe sentirse que está descubriéndote, que cada imagen, color, vídeo que les enseñes le hacen sentir como que está siendo parte de tu marca. 

Un must de los sitios actuales es que debe pertenecer a la categoría Web Social, ¿a qué nos referimos con ello? Una web social es el conjunto de relaciones e interacciones sociales que realizamos por internet, por ello tu web debe alojar botones de las redes sociales en las que tiene presencia social tu marca, donde tus productos además de seducir serán compartidos.





¿Tienes algo que ocultar que no tienes blog? Un blog te da visibilidad, te permite compartir cuestiones inherentes a tus productos o servicios, como así también contenidos que le interesen a tu target. Interactuar con tus clientes o usuarios, otorgándoles la confianza suficiente para que te alaben o te critiquen en abierto. Ojo que una crítica te puede ayudar a mejorar, por lo que no lo tomes como algo malo.

Tampoco pueden faltar los vídeos con los que puedas cautivarlos, además de subirlos a Youtube donde tus seguidores puedan visionarlos y compartirlos. 

Con este tipo de webs le brindarás a todos los usuarios la posibilidad de utilizar, compartir y distribuir tus contenidos, dejando en sus manos, - de acuerdo a si le gustan o no tus contenidos -, la decisión de que den a conocer tu marca y logres posicionarte en tu mercado.


Si ya tienes web, ¿has pensado en que si o si, debe tener un diseño responsive? Algunas de las ventajas de estas webs amigables, además de usar una única url y que el mismo sitio se adapta a todos los formatos móviles son: